Herederas de Gutenberg

Juana Millán

Nebrija, Antonio de (1444-1522)

Grammatica Antonii Nebrissensis iampridem : soliciter revisa atque ad unguem (ut aiunt) diligenterque correcta.--Zaragoza : Juana Millán, viuda de Diego Fernández, 1550.

Res.1046

Muy poco sabemos de la biografía de Juana Millán. Trabajó en Zaragoza y fue viuda de Pedro Hardouin y Diego Fernández. Fue ella quien se hizo cargo del taller al fallecer sus maridos. Ha pasado a la historia por ser la primera mujer en poner su nombre como responsable de la impresión de una obra. Fue en 1537. También consta en esta gramática de Antonio de Nebrija impresa en 1550.

María Ruiz

Guevara, Pedro de

Nueva y sutil invencion, en seys instrumentos, intitulada juego y exercicio de letras con la qual facilissimamente y en muy breve tiempo se aprendera todo el artificio y estilo delas gramaticas que hasta agora se han compuesto y se compusieren de aquiadelante / compuesto por el licenciado Pedro de Guevara.-- En Madrid : por la muger que fue de Alonso Gomez, [s.a.]

SL/2168

María Ruiz, viuda de Alonzo Gómez, trabajó entre los años 1584 y 1595 en la imprenta que había fundado su marido en Madrid. En sus impresiones figura como “Viuda de Alonso Gómez” o “por la mujer que fue de Alonso Gómez”.

 

Jerónima de Gales

Giovio, Paolo (1483-1552)

 

Libro de las historias y cosas acontecidas en Alemaña, España, Francia, Italia, Flandes, Inglaterra, Reyno de Artois, Dacia, Grecia, Sclavonia, Egypto, Polonia, Turquia, India y mundo nuevo y en otros reynos y señoríos… / compuesto por Paulo Iovio .-- Impresso en Valencia : en casa de Ioan Mey : vendese ... en casa de Honorate Ulzina, 1562.

SL/1221

Los Mey fueron una familia de impresores que trabajó en Valencia durante los siglos XVI y XVII. Este ejemplar fue impreso por Jerónima de Gales, viuda de Juan Mey, primer impresor de esta saga, y contiene un soneto dedicado por Jerónima al lector en el que reivindica su experiencia y conocimiento de la profesión. Trabajó durante más de 30 años para las principales instituciones valencianas de la época y efectivamente fue una de las mejores impresoras del siglo XVI, reconocida por la excelente calidad de todas sus publicaciones.

Francisca Gutiérrez

Andrea, Alessandro (1519-1593)

 

De la guerra de campaña de Roma, y del reyno de Napoles, en el pontificado de Paulo IIII. Año de MDLVI y LVII : tres libros / de Alexandro Andrea.-- Madrid : en casa de la viuda de Querino Gerardo, 1589.

SL/1117

Francisca Gutiérrez, viuda de Querino Gerardo, trabajó en Madrid solo entre los años 1588 y 1589. Cristóbal Pérez Pastor señala que en 1597 Francisca Gutiérrez ya había fallecido.

María Rodríguez Rivalde

Gironda, García de (1552-1619)

Tractatus de gabellis Regibus Hispaniae debitis omnibus ... / autore D. Garcia Gironda.-- Madrid :  Viuda de Pedro Madrigal : a costa de Estevan Bogia ..., 1594.

4-14328

María Rodríguez Rivalde fue la viuda de Pedro Madrigal y trabajó en Madrid entre los años 1594 y 1604 en el taller que había regentado su marido. Comenzó a trabajar con el nombre de “Viuda de Pedro Madrigal”, pero a partir de 1595 su hijo Pedro entra en el taller, lo que hizo que el pie de imprenta cambiara a “en casa de Pedro Madrigal”. Juan de la Cuesta (impresor de la primera edición de la primera parte del Quijote) fue empleado en este taller, llamado por la propia María Rodríguez Rivalde. Al fallecer Pedro Madrigal (hijo), su viuda, María Quiñones, se casó con Juan de la Cuesta, que fue quien dio nombre a la imprenta a partir de entonces.

Ana de Carasa

Possevino, Giovanni Battista Bernardino

Del oficio de curas, libro de oro : principalmente para lo que ocurre en practica mas comun y generalmente / compuesto en lengua latina por Iuan Baptista Bernardino Posseuino ... ; traducido en lengua castellana por Domingo Bueno. -- En Madrid : en la Imprenta del Reyno : a costa de Ana de Carasa, Viuda de Luis Sanchez, 1629

23939

Ana de Carasa, viuda de Luis Sánchez, comenzó a imprimir en Madrid en 1627, el mismo año en que falleció su marido. El taller estaba, sin embargo dirigido por Francisco Ocampo, aunque en los pies de imprenta figura “Viuda de Luis Sánchez”. Imprimió hasta 1631. Cuando falleció en 1633, se hizo cargo del taller Juana Isabel Sánchez, su única hija, pero su nombre no aparecerá en los impresos. Estos seguirán llevando el nombre de Ana de Carasa, junto al de la “Imprenta del Reino”, para quien Juana Isabel trabajó.

 

   Desde sus inicios, el mundo de la imprenta no fue un terreno vedado para la mujer. La Biblioteca de Castilla-La Mancha conserva numerosos ejemplares que así lo atestiguan, pues en sus pies de imprenta han quedado reflejados los nombres de quienes estaban al frente de los talleres que tan  bella  y cuidadosamente se encargaron de sacarlos a la luz.

   Pero era a los hombres a quienes estaba reservada la facultad de poder abrir un negocio de esta índole, por lo que las mujeres que llegaban a él, lo hacían a través de sus padres o, sobre todo, maridos ya que, al enviudar, eran ellas quienes se ponían al frente del establecimiento tipográfico hasta unas segundas nupcias o hasta que sus hijos varones alcanzaban la mayoría de edad.

   Nombres como Brígida Maldonado, Juana Millán, Francisca Gutiérrez o María Rodríguez Rivalde, todas ellas viudas de importantes impresores que trabajaron en España en el siglo XVI, figuran o se adivinan en las portadas o colofones de estos ejemplares.

   Del mismo modo en el siglo XVII, una época marcada por una profunda crisis, Ana Carasa o María de Quiñones, entre otras, consiguieron sacar adelante el negocio familiar dándole continuidad, y en ocasiones engrandeciéndolo, tras el fallecimiento de sus fundadores.

Herederas de Gutenberg